El infierno está encantador.

En algún momento y lugar del viaje que ya no puedo recordar. 

Sola. Lo que más extraño es estar sola. Tener el tiempo para tomar un vino, leer, mirar el techo. Sin el constante “¿Vamos?” o “¿Qué hacemos hoy?”. Nada, hoy no quiero hacer nada. Pero no es tan fácil y esa frase implica un sacrificio. Algo queda afuera, una ciudad, un paisaje, un momento. Entonces no sacrificás nada hasta que explotás. Hasta que el momento en soledad deja de ser un gusto que te querés dar y empieza a ser una necesidad.

Entonces empiezo a pensar si seré yo o estaremos todos así, por explotar. Si esos momentos son tan necesarios o el problema soy yo. A veces creo que sí, que el problema siempre soy yo.

IMG_6273

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s